DhammaTalks.net

UNA VIDA LIBRE DE DINERO

Información sobre las reglas del dinero para Monjes y Monjas Budistas
 

Por: Dhamminda Bhikkhu


Traducción en Español por Alyce Gruel


Contenido:

Parte 1 Información para benefactores  laicos

Parte 2 La falta en aceptar dinero

Parte 3 Las reglas concernientes al dinero

Parte 4 Faltas y confesión

Parte 5 Métodos modernos

Conclusión

Ovada  Patimokkha Dhammaceti

 


 

Información acerca de las reglas del dinero


Este artículo fue escrito para los muchos bhikkhus que me han hecho la pregunta acerca de las reglas del dinero contenidas en el Vinaya.  Debido a que un bhikkhu recién ordenado tiene poca oportunidad de leer los comentarios.  He traducido muchas de sus secciones.  Espero que haya suficiente información en este artículo para ayudar a los bhikkhus a entender como seguir estas reglas.

 

Parte 1. Información para benefactores laicos.

 

¿Sabía usted que Buda no permitía a los monjes y monjas aceptar dinero?

 

Con seguridad ha notado que la gran mayoría de monjes aceptan y usan el dinero.  Este es uno de los factores que llevará a la desaparición de las Enseñanzas de BudaUsted puede ayudar a conservar vivas las Enseñanzas de Buda aprendiendo como ofrecer (donaciones, ingresos, bienes) permitidos.

 

En esta sección, enumeraré los puntos principales que un laico debe recordar para que un monje (bhikkhu) pueda obtener (donaciones o ingresos o bienes)sin quebrantar las leyes del Vinaya.

 

1.       Nunca ofrezca dinero a los monjes, solo ofrezca bienes permitidos tales como vestidos, medicinas, libros o boletos de transporte. Si usted no está seguro que es lo que un monje necesita, puede preguntárselo o invítelo a que le pida si necesita algo.

 

2.       Se puede dejar un fondo para necesidades con un kappiya (alguien que realiza servicio para un bhikkhu) y darle instrucciones para que compre y ofrezca requisitos para un bhikkhu, un grupo de bhikkhus, o la sangha de un monasterio.  No pregunte a un bhikkhu “¿a quien debo dar  esto?” si lo pregunta así, no hay forma  permisible para que el bhikkhu de indique quien es el kappiya. Simplemente diga “Venerable Señor, quiero ofrecerle requisitos. ¿Quién es su kappiya?

 

3.       Una vez que haya dado instrucciones al kappiya informe al bhikkhu diciendo “He dejado un fondo para necesidades de X dólares con su kappiya. Cuando requiera algo pídaselo a él y el se los ofrecerá”.

 

4.       Si usted sabe de antemano quien es el kappiya, simplemente deje el fondo con el kappiya e informe al bhikkhu como se indica en el punto 3. Por favor lea cuidadosamente el párrafo de arriba y tome nota de lo que debe decir. Este procedimiento fue permitido por Buda en lo que llamó el “Mendaka Allowance”. Este se encuentra en el Bhesajja Khandhaka de Mehabagga en el Vinaya Pitaka y la traducción de éste dice: Bhikkhus, existen personas de fe y respeto y si ellos dejan dinero en manos de un kappiya y le dan instrucciones diciéndole “con este dinero ofrece requisitos permitidos a este Venerable”, entonces bhikkhus Yo les permito aceptar cuantos bienes permitidos puedan obtenerse con ese dinero, pero bhikkhus, de ninguna manera permito que acepten o procuren dinero.

 

También existe una regla llamada Raja-sikkhapada, la décima regla del Kathina Vagga en la sección Nissaggiya Pacttiya de la Patimokkha la cual da información relevante. Se traduce de esta forma:

 

“Si un Rey, el oficial de un Rey, un brahmin, o un laico enviara un mensajero con dinero para comprar una túnica para un bhikkhu diciendo “habiendo comprado un hábito con este dinero, ofrézcalo a tal y tal bhikkhu” y si el mensajero se acerca al bhikkhu y dice “Venerable señor, han traído dinero para comprar una túnica para usted, Venerable señor, por favor acepte este dinero para comprar una túnica” entonces el bhikkhu debe decir al mensajero “no aceptamos dinero para comprar túnicas, aceptamos túnicas si nos son ofrecidas en el momento apropiado y si son permitidas”.

 

Si después el mensajero preguntara “Venerable señor, hay alguna persona que realice servicio para usted? Entonces, si el bhikkhu quiere una túnica, debe señalar a quien realiza servicio para el, ya sea una persona del monasterio o un laico diciendo “Fulano de Tal realiza servicio para los bhikkhus”

 

 Si ese mensajero, habiendo dado instrucciones a la persona que realiza servicio se acerca al bhikkhu y dice “esa persona que usted me indicó ha recibido instrucciones de mi parte. Venerable señor,  acuda a él en el momento apropiado y el le ofrecerá una túnica”. Entonces del bhikkhu que desee una túnica debe acercarse a la persona que realiza el servicio y puede pedirle o recordarle dos o tres veces diciendo “necesito una túnica”.

 

Si habiendo pedido o recordado dos o tres veces obtiene la túnica, eso es bueno. Si no la obtiene, puede aproximarse en forma silenciosa cuatro, cinco o seis veces con el fin de obtener la túnica. Si habiendo aproximado en forma silenciosa cuatro, cinco o seis veces obtiene la túnica, entonces eso es bueno. Si realiza cualquier esfuerzo superior a este y obtiene la túnica, entonces es una ofensa nissaggiya pacittiya.

 

Si no obtiene la túnica entonces debe ir personalmente o enviar a un mensajero a la persona que le envió el dinero para comprar una túnica y decir “El dinero que usted envió para la compra de una túnica para un bhikkhu no ha producido absolutamente nada para ese bhikkhu, intente que se le regrese el dinero o su dinero se perderá”. Esto es lo que se debe hacer.

 

Parte 2. La Falta al aceptar dinero

 

Antes de morir, Buda dijo que después de su muerte la sangha podía, si lo deseaba, remover las reglas menores o menos importantes del Vinaya.  Algunos bhikkhus toman esto como una razón para respaldar su aceptación del dinero, pero las siguientes citas de los suttas demuestran que las reglas prohibiendo el dinero no son ni menos importantes ni menores. Las reglas del dinero mencionadas en estas citas, demuestran ser fundamentales y esenciales para la obtención de la iluminación.  Maniculaka Sutta (Samyutta Nikaya, Salayatana Samyutta, Gamani Vagga, sutta número 10):

En un tiempo, vivió el Bendito en Rajagaha en el palacio donde se alimentaba a las ardillas y los pájaros llamado Veluvana. En ese tiempo en el palacio del Rey, el consejo del Rey estaba reunido  y mientras estaban reunidos ocurrió esta conversación entre ellos:

 

“El oro, plata y dinero son permitidos para los mojes que sean hijos del príncipe Sakyan (El Buda).  Aquellos monjes que son los hijos del príncipe Sakyan son permitidos oro, plata y dinero.   Aquellos monjes que son hijos del príncipe Sakyan aceptan oro, plata y dinero”.

 

Luego en ese momento Maniculaka, el dirigente del pueblo estaba presente en la asamblea y habló a la asamblea diciendo: 

 

“Buenos señores, no digan eso. El oro, la plata y el dinero no son aceptables para los monjes que son hijos del príncipe Sakyan. Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan no son permitidos oro, plata y dinero. Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan no aceptan oro, plata y dinero.  Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan han renunciado al oro y las gemas y carecen de dinero.

Pero Maniculaka, el dirigente del pueblo no fue capaz de convencer a la asamblea.

Entonces Maniculaka, el dirigente del pueblo fue a con el Bendito, y habiéndose acercado al Bendito hizo una reverencia y se sentó a su lado.  Estando sentado a un su lado Maniculaka, el dirigente del pueblo dijo a el Bendito:

“Venerable señor, en el palacio del rey, el consejo del rey estaba reunido….(repitió todo lo dicho arriba)… Pero Venerable Señor, no fui capaz de convencer a esa asamblea

Venerable Señor, habiendo explicado eso ¿soy yo el que habla lo dicho por el Bendito o he malinterpretado al Bendito? ¿he respondido de acuerdo con sus Enseñanzas o alguien que hablara de acuerdo con las enseñanzas pudiera encontrar razón para culparme?”

(El Bendito) “Sin duda usted, habiendo explicado eso el quien habla lo que ha sido dicho por mi y no me ha malinterpretado.  Usted ha contestado de acuerdo con las Enseñanzas y alguien que hablara de acuerdo con las enseñanzas no pudiera encontrar razón para culparle.

“Porque Dirigente, . El oro, la plata y el dinero no son aceptables para los monjes que son hijos del príncipe Sakyan. Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan no son permitidos oro, plata y dinero. Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan no aceptan oro, plata y dinero.  Los monjes que son hijos del príncipe Sakyan han renunciado al oro y las gemas y carecen de dinero.

“Dirigente, a quienes les es permitido el oro, plata y dinero, también les son permitidos los  cinco tipos de placeres de los sentidos (o los placeres de los cinco sentidos). A quienes les son permitidos los placeres de los cinco sentidos puede tener certeza, no posee la naturaleza de un monje, no posee la naturaleza de un hijo del príncipe Sakyan”

“Dirigente, realmente digo esto. “Un monje que necesite pasto, puede procurar el pasto. Un monje que necesite leña, puede procurar la leña. Un monje que necesite una carreta, puede procurar una carreta” Pero dirigente, también digo, “De ninguna manera puede aceptar o procurar oro, plata o dinero”.

La siguiente cita del final de Upakkilesa Sutta (Anguttara Nikaya, libro de Cuatros, Rohitassa Vagga, sutta No. 10) demuestra que aceptar dinero lleva a un renacimiento continuo.

“Manchado con la lujuria, ira y cegado por la ignorancia algunos monjes y brahmins encuentran gozo en los placeres de los sentidos. Esos monjes  y brahmins tontos beben alcohol, realizan actos sexuales, aceptan oro, plata y dinero y obtienen su ingreso viviendo de manera equivocada. Todo esto es llamado corrupción por el Buda quien brilla como el sol.

Esos monjes y brahmins tontos que son corrompidos por estas corrupciones impuras y manchadas no irradian o brillan. Al contrario, hechizados, ciegos, esclavos del deseo y llenos de antojos, aumentan el tamaño de los cementerios renaciendo una y otra vez”.

En estos suttas, el Buda ha igualado la aceptación del dinero con el gozar de los placeres sensuales.  En el Dhammacakkappavatta na Sutta  el Buda instruye claramente:

“Estos dos extremos, bhikkhus, no deben ser practicados por alguien que ha avanzado. ¿Cuáles dos? El disfrute de los placeres sensuales el cual es bajo, el modo de ser de los pueblerinos, el modo de ser de la gente ordinaria, el modo de ser de los no-iluminados y los que no generan el bien; y la automortificación la cual es dolorosa, el modo de ser de los no iluminados y los que no generan el bien.

Se ha enseñado que  aún un laico que es un anagami (el que no regresa) conserva los diez preceptos de manera natural y no acepta o usa el dinero.  Por ejemplo, el anagami Ghatikara estaba sin joyas, oro, plata o dinero y se ganaba la vida tomando el barro que había erosionado del lecho del río y haciendo vasijas. Estas vasijas las dejaba a un lado del camino y cualquiera que quisiera podía dejar una cantidad adecuada de arroz o comida y llevarse la vasija. De esta forma Ghatikara se mantenía a sí mismo y a sus padres ciegos. (Véase Ghatikara Sutta de Majjhima Nikaya.)

Esto demuestra como el dinero es un impedimento para la iluminación y como los verdaderamente iluminados no usan el dinero.  Las citas anteriores prueban que la aceptación del dinero por parte de los monjes no es una falta menor y que puede resultar en la incapacidad del monje para lograr el Nirvana.

Parte 3. Las reglas concernientes al dinero

El significado de “dinero” en todas estas reglas es: Cualquier cosa que se use como moneda para comprar o vender. Incluye monedas, notas bancarias, cheques, oro y plata.

¿Por qué no es aceptable un cheque? El cheque es inaceptable porque algunas veces es negociable y también porque un cheque es una orden a un banco para dar dinero al portador. Generalmente dice algo como “Páguese la suma de cien dólares al portador, Dhamminda Bhikkhu”. Por lo tanto, un cheque expedido a un monje es una orden de dar dinero a ese monje y si él lo acepta entonces está aceptando el dinero que está en el banco. Es lo mismo que la tercera forma de aceptar dinero (véase p.9); “En tal o cual lugar que el dinero, que es mío, que es para usted”. Por lo tanto un cheque es una forma de dar dinero a un monje y debe ser rechazado.

Un monje que expide un cheque comete una ofensa por mandar sobre el dinero. Si para empezar el aceptó los fondos sería una ofensa nissaggiya pacittiya o si los fondos fueron dejados a un kappiya de una manera correcta, sería una ofensa dukkata por haber sido un arreglo incorrecto.

Un novicio requiere guardar los diez preceptos. El décimo es abstenerse de aceptar oro, plata y dinero. En la práctica esto significa que un samanera guarda todas las reglas relacionadas con el dinero, de la misma forma que lo hace un monje.

Para los monjes (bhikkhus) existen cuatro reglas principales relacionadas con el dinero y que se encuentran en el Vinaya:

1. Rupiya-sikkhapada (Nissaggiya Pacittiya, no. 18)

2.Mendaka-sikkhapada (Vianaya Majavagga, Bhesajja Khandhaka)

3. Raja-sikkhapada (Nissaggiya Pacittiya, no. 10)

4. Rupiya-samvohara- sikkhapada (Nissaggiya pacittiya, no. 19)

Las traducciones de 2 y 3 ya han sido dadas arriba y la traducción de 1 y 4 es como sigue:

1. Rupiya-sikkhapada

 

Cualquier Bhikkhu que para si mismo acepte dinero u ocasione que alguien lo acepte por el, o que permita que sea colocado cerca de el o guardado para el, ha cometido una ofensa nissaggiya pacittiya.

4. Rupiya-samvohara- sikkhapada


Cualquier Bhikkhu que se involucre en el intercambio de cualquier forma de oro, plata o dinero ha cometido una ofensa nissiggiya pacittiya.

 

El Rupiya-sikkhapada debe ser comprendido en su totalidad porque si se cumple la regla de manera adecuada, el monje no malinterpretará las demás reglas concernientes con el dinero. Prohíbe a un monje hacer tres cosas:

 

a. aceptar él mismo el dinero

b. ocasionar que otro acepte dinero por él

c. permitir que el dinero sea colocado cerca de él o guardado para él.


El texto original en Pali define estos tres como:

a. sayam ganhati – Lo toma para sí mismo

b. aññam gahapeti – Ocasiona que otro lo tome para él

c. idam ayassa hotu ti upanikkhittam sadiyate – Dicen “esto es para usted Venerable Señor” y él permite que lo coloquen cerca de él

El comentario Kankhavitarani explica estas tres formas de aceptar de esta manera:

1. Toma dinero para sí mismo cuando es ofrecido para él, o lo toma para sí mismo cuando lo ha encontrado en algún lugar y no lo pertenece a nadie.

2. De la misma manera (cuando es ofrecido para sí mismo o lo ha encontrado) ocasiona que otro lo tome (para sí mismo).

3. Si con el dinero en su presencia dicen: “Esto es para usted” o cuando el dinero es guardado en otro lugar y dicen “en tal o cual lugar  ese dinero, que es mío, que es para usted.” También si ellos hacen saber del donativo por simple palabra o señales de manos y el monje no lo rechaza con señas corporales o palabra y lo acepta mentalmente, entonces se llama “consentimiento”. Si el consiente mentalmente y desea aceptar, pero mediante lenguaje corporal o palabra lo rechaza diciendo “esto no es aceptable”, o si no lo rechaza mediante lenguaje corporal o palabra pero con la pura mente no consiente pensando “esto no es aceptable para nosotros”, entonces si es permitido (no se llama consentimiento).

 

Con esta regla, el Buda prohibió todas las formas posibles por los cuales el dinero puede ser aceptable. Si alguien trata de ofrecer dinero a un monje por cualquiera de estas tres formas él no puede decir “Tal o cual el mi kappiya. Da el dinero a mi kappiya. Toma este dinero para mí. Pon el dinero allá”. Lo único que puede hacer es rechazar el dinero diciendo “Esto no es aceptable”. El rechazo es la única acción que debe recordar realizar.


El comentario Samantapasadika explica que no es permitido aceptar dinero en alguna de estas tres formas para sí mismo, pero también si el dinero es para la sangha, un grupo, otra persona, una pagoda, un monasterio, o para cualquier otra cosa. Si un  monje acepta dinero en cualquiera de estas tres formas para sí mismo es una ofensa nissaggiya pacittiya. Si lo acepta para otros como se ha mencionado es una ofensa dukkata.

 

Hay un libro escrito recientemente sobre Vianaya que presenta un punto de vista equivocado.  Dice:

 

Es permitido “ocasionar que se deposite” dinero para un monasterio, para un fondo para requisitos, para una causa de caridad (por ejemplo un fondo para un orfanatorio), pero no para un monje en particular.  Por ejemplo se puede indicar a un donante que da dinero para un templo  que “lo ponga en la caja de donaciones”, o “que lo deposite en la cuenta número”, aunque el dinero no puede ser recibido en las manos de un monje. La sangha, o sus oficiales asignados pueden dirigir el uso de este fondo, diciendo “compra esto” o “adquiere aquello”.

 

Se ha mostrado arriba que no es aceptable ocasionar que se acepte o deposite dinero para un templo o para cualquier otra cosa. Este punto de vista, por lo tanto, no está de acuerdo con el Vinaya.

 

El comentario ilustra los principios involucrados en estas reglas con una historia falsa.  Trata con una situación en la cual el donador ignora el rechazo del monje y simplemente deja el dinero frente al monje y se retira. Esto demuestra que:

 

1. Si el moje dice “guárdalo aquí” sería una falta nissaggiya por aceptar.

2. Si el monje desea comprar algo y dice, “toma esto” sería arreglarlo en una manera inaceptable. (si el fondo fuera aceptable).

3. Esta regla es como caminar por una cuerda floja bastando solamente un pequeño desliz para caer  en una falta.

La historia dice:

 

Suponga que una persona coloque cieno o mil monedas a los pies de un bhikkhus y dice “esto es para usted” y el bhikkhus lo rechaza diciendo “esto no es aceptable” pero el laico responde “Le he dado esto a usted” y se retira.

 

Luego, si otro laico viene y pregunta “¿qué es esto venerable señor?” entonces se le puede decir lo que dijeron la primera persona y el bhikkhu. Si el laico dijera “Venerable señor, permítame guardarlo en forma segura, muéstreme un lugar seguro”. Luego habiendo ascendido al último piso de una mansión de siete pisos puede explicar “este es un lugar seguro”, pero no dice “guárdelo aquí”, por haber dicho todo esto se vuelve aceptable o inaceptable.

(El subcomentario Vimativinodana dice: Si él dice, “guárdalo aquí” esta aceptando dinero y es una falta nissaggiya pacittiya) Luego puede cerrar la puerta y protegerlo.

 

Si posteriormente viene un vendedor con mercancía tal como un tazón y túnicas y dice “Tome esto Venerable señor” el bhikkhu puede decir “Laico tengo necesidad de esto y existen los medios para pagarlo pero en este momento no hay kappiya” y si el vendedor dice “yo seré su kappiya, abra la puerta y démelo” luego, habiendo abierto la puerta dice “está en este cuarto”. No debe decir “tome esto”, por lo tanto, dependiendo de lo que se diga se vuelve aceptable o inaceptable.  Luego, si el vendedor tomase las monedas y entrega los requisitos aceptables al bhikkhu, entonces es aceptable. Si tomase demasiadas monedas el bhikkhu debiera decir “No tomaré su mercancía, váyase!”.

 

2. Mendaka-sikkhapada

La traducción de este comentarios fue dado anteriormente. No hay información adicional en los comentarios. Todo lo que se requiere decir acerca de esto está explicado en el comentario a Raja-sikkhapada.  La última línea de este párrafo vale la pena recordarse como resumen de todas las reglas concernientes al dinero: “Bhikkhus, de ninguna manera permito que acepten o procuren dinero”.

 

3. Raja-sikkhapada

 

Arriba se dio una traducción de esto. El comentario a esta regla da mucha información que ayuda al monje a saber que decir y hacer en las diferentes situaciones.  A continuación hay algunas traducciones de citas seleccionadas de los comentarios, además de algunas explicaciones adicionales del autor.

 

Selecciones al comentario Kankhavitarani.

 

1. “Habiendo comprado una túnica con este dinero, ofrécelo a tal o cual bhikkhu”, esto se dice (en la regla) para ilustrar la pureza de la intención con la cual se envía el dinero. Si el donador envía al mensajero diciendo “da este dinero a tal o cual bhikkhu”, entonces este es enviado en forma impura debido a la referencia que se hace del dinero y que es inaceptable. En este caso un monje nunca debe señalar a una persona como su kappiya.

 

Si el donador mismo viene y dice “Le ofrezco este dinero a usted”, entonces el bhikkhu no puede señalar a un kappiya. Si un monje dice solamente “Fulano de tal es mi kappiya”, estaría causando que el dinero fuera aceptado por él y es una falta nissaggiya pacittiya. Lo único que puede hacer un bhikkhu en este caso es rechazar aceptar el dinero.

 

2. “No aceptamos dinero para comprar una túnica, aceptamos túnicas si nos son ofrecidas en un momento adecuado y si son permitidas”. Esto ha sido dicho para demostrar que el dinero debe ser rechazado porque aunque los fondos para una túnica fueron enviados de manera pura, las palabras del mensajero son inaceptables. (“Por favor acepte este dinero para comprar una túnica”)

 

Un fondo de oro, plata, monedas o billetes es causa de falta nissaggiya pacittiya. Perlas, joyas, rubíes, piedras preciosas, los siete tipos de granos, esclavas o esclavos, campos de arroz, campos cultivados, huertos o jardines de flores son cosas que ocasionan un falta dukkata. No es permitido aceptar cualquiera de estos para sí mismo, una pagoda, una sangha, grupo u otra persona.

 

Aquí y a través de todos los comentarios “aceptar” significa aceptar en cualesquiera de las tres formas mencionadas en Rupiya-sikkhapada.

3. Si el mensajero pregunta de una manera aceptable diciendo “Venerable señor, ¿hay alguien que realice servicios para usted? Entonces es permitido señalar a alguien. Sin embargo, si el mensajero pregunta ¿quién tomará esto? o ¿a quién debo dar esto? entonces no es aceptable señalar a alguien como kappiya.

 

Si el bhikkhu señala al kappiya cuando el mensajero pregunta de manera inadecuada será una falta nissaggiya pacittiya por ocasionar que otro acepte dinero por él.

 

4. “Fulano de tal realiza servicios para  bhikkhus”. Esto ha sido dicho para demostrar el habla adecuada para un bhikkhu. Solo lo puede decir de esta forma y no debe decir “Déselo a él, el lo guardará, él lo cambiará, él lo comprará”

 

Si el laico pregunta de forma adecuada  el bhikkhu puede señalar a un kappiya solo de una manera aceptable. Si lo señala en forma inaceptable será una falta nissaggiya pacittiya.

 

5. “La persona que usted me indicó ha sido instruida por mi, Venerable señor, acuda a el en el momento adecuado y él le ofrecerá una túnica” significa: esa persona ha sido instruida por mi para que cuando surja la necesidad el le ofrezca una túnica. Si el mensajero realmente dice esto, entonces, después de haber sido informado de esta manera, es aceptable pedir una túnica. No es aceptable pedir si simplemente va y da un fondo a un kappiya para una túnica.

 

Sería incorrecto pedir una túnica a alguien que no ha dado pié a que se le pida.

 

6. Si un bhikkhu dice “Esta es la persona que realiza servicios para bhikkhus” señalando a una persona que está presente en ese momento. Entonces si el mensajero en la presencia del bhikkhu da los fondos en mano a la persona diciendo “habiendo comprado una túnica para este Thera ofrézcasela” y se retira. Entonces, aún cuando no se ha dicho “….ha recibido instrucciones de mi parte….” Es permitido que el bhikkhu pida una túnica.

 

Si el mensajero al punto de irse dijera al bhikkhu, “Daré esto en sus manos, usted tome una túnica” y se retira o si envía a otra persona informar al bhikkhu, entonces en ambos casos es aceptable pedir una túnica. Aún cuando esta regla solo menciona un “mensajero” si el donador mismo trajese el fondo, entonces el procedimiento es el mismo y las distinciones son las mismas que las que se mencionan arriba.

 

7. “Necesito una túnica” muestra la forma correcta de pedirla. Es aceptable decir cualquier cosa en el mismo sentido usando cualquier lenguaje. Nunca es aceptable decir “Deme una túnica, Cómpreme una túnica, Adquiera una túnica para mí.”

 

Selecciones del comentario Samantapasadika

 

1 No solo es inaceptable aceptar dinero para uno mismo, sino también es inaceptable aceptar dinero si es traído por el donante  este dice: “Ofrezco esto a la sangha. Haga un parque, una pagoda, un comedor o cualquier cosa”. Quienquiera que acepte dinero de otra persona ha cometido una falta dukkata de acuerdo con el comentario Mahapaccariya. (un antiguo comentario que no existe más)

 

2. Si un bhikkhu rehúsa aceptar dinero diciendo “No es adecuado para los bhikkhus aceptar esto” y si el donador dice “lo pondré en manos de un carpintero o trabajador. Usted simplemente vigílelos para ver que el trabajo de haga adecuadamente” y después da el dinero en sus manos y se retira, es aceptable. Si el dice “Lo pondré en manos de mi hombre o lo conservaré yo mismo. Cualquier cosa que desee que le sea dado alguien, envíelo a mi para obtenerlo” Esto no es aceptable.

 

3. Si, sin hacer referencia a la sangha, un grupo o un individuo simplemente dicen, “Damos este oro, plata o dienro para la pagoda, para el monasterio o para obra nueva” entonces no es permitido rechazarlo. El bhikkhu debe informar a su kappiya diciendo “este es lo que dijeron”. Sin embargo, si dijesen “Ofrecemos esto para el beneficio de la pagoda, monasterio, obra nueva, tómelo y guárdelo” Entonces el bhikkhu debe rechazarlo diciendo “no es adecuado para nosotros tomar esto”

 

En el primer caso, el bhikkhu no tiene que rechazarlo porque no se le ha pedido que acepte el dinero. No puede hacer nada sino informar a su kappiya lo que dijeron. El no puede aceptar el dinero.

 

4. Si una persona trajera una gran cantidad de oro, plata o dinero y dijese “Ofrezco esto a la sangha, Venerables señores, use los cuatro requisitos obtenidos de esto” Si la sangha lo acepta. La aceptación es una falta y usar los requisitos obtenidos con ello también es una  falta.

 

Si al tiempo que es ofrecido a la sangha uno de los bhikkhus lo rechaza diciendo “esto no es aceptable” y el laico se retira diciendo “si no es aceptable entonces me lo quedaré”. Entonces los otros bhikkhus no deberán decir  al bhikkhu “haz obstaculizado las ganancias para la sangha” o algo parecido. Quienquiera que diga tal cosa ha cometido una falta dukkata porque al rechazarlo ese solo bhikkhu ha salvado a muchos otros de cometer una falta.

 

Si esos bhikkhus rechazan el dinero diciendo “esto no es aceptable” y el laico entonces dice “daré esto en manos de un kappiya o a mi hombre o me lo quedaré yo. Ustedes solo acepten los requisitos obtenidos con esto”. Esto es aceptable.

 

El comentario explica que el método mostrado en esta regla no requiere ser practicado con todos los kappiyas. Explica que hay diez tipos y dos clases de kappiyas. Los detalles son los siguientes:

 

5. Si cierta persona envía un mensajero con un fondo para comprar una túnica para un bhikkhu y ese mensajero, una vez que se aproxima al bhikkhu dijera “Venerable señor, fulano de tal ha enviado este dinero para comprarle una túnica. Tome este dinero” el bhikkhu debe rechazarlo diciendo “Esto no es aceptable” Si el mensajero pregunta “Venerable señor ¿tiene a alguien que realice servicio para usted?” entonces, si existe esta persona ya sea porque haya sido instruido por un laico diciéndole “usted realiza servicios para estos bhikkhus, o si es solo un amigo o socio de ese bhikkhu y realiza servicios para el. Entonces, si en ese momento esa persona está sentada en presencia de ese bhikkhu y lo señala diciendo “esta es la persona que realiza servicios para los bhikkhus”. Entonces, si el mensajero diera el fondo en las mandos de esa persona y dice “una vez que compre la túnica désela a este Thera” y se retira, a esto se le llama ser señalado por el bhikkhu en su presencia. (1)

 

Sin embargo, si esa persona no esta sentado en presencia de el bhkikkhu al momento en que el bhikkhu lo señala  diciendo “En tal o cual pueblo, una persona llamada fulano de tal realiza servicios para los bhikkhus” entonces, habiendo ido el mensajero a ese lugar entrega el fondo en manos de la persona diciendo “una vez comprada la túnica désela a este Thera” y después regresa con el bhikkhu y le informa de esto antes de irse, a esto se le llama ser señalado por el bhikkhu sin estar en su presencia. (2)

 

Sin embargo, si el mensajero no regresa él mismo a informar al bhikkhu, sino que envía a otra persona a informarle diciendo “Venerable señor, el fondo para una túnica fue entregado por nosotros en manos de esa persona. Usted tome la túnica”. A esto se le llama un segundo tipo señalado por el bhikkhu si estar en su presencia (3).

 

Sin embargo, si el mensajero no envía a alguien, sino que antes de retirarse dice al bhikkhu “venerable señor, daré el fondo para una túnica a esa persona, usted tome la túnica” , a esto se le llama un tercer tipo señalado por un bhikkhu sin estar en su presencia. (4)

 

Por lo tanto, existen cuatro kappiyas señalados por un bhikkhu, uno señalado por un bhikkhu en su presencia y tres señalados por un bhikkhu sin estar en su presencia. En cualquiera de estas cuatro instancias el bhikkhu debe proceder exactamente en la forma señalada en la regla de Raja-sikkhapada.          

 

Si habiendo sido preguntado por un mensajero de la misma forma señalada arriba, el bhikkhu debido a que no tiene kappiya o no desea hacer tal arreglo dice “no tengo kappiya”, entonces, si en ese momento llegase una persona y el mensajero le da el fondo en sus manos y se retira después habiendo dicho “tome una túnica de las manos de esta persona” a esto se le llama señalado por el mensajero en presencia del bhikkhu. (1)

 

En otro caso el mensajero entra al pueblo él mismo y selecciona a una persona y le da el fondo en las manos. Entonces, de la misma manera como se describió antes regresa e informa al bhikkhu, envía a otro a informarle o antes de retirarse dice “daré el fondo en manos a una persona llamada fulano de tal, usted tome la túnica” y se retira, a estos tres casos se les llama señalados por el mensajero sin estar en presencia del bhikkhu. (2,3 y 4).

 

Estos cuatro casos juntos son llamados kappiyas señalados por el mensajero. En estos cuatro casos, el bhikkhu debe proceder exactamente de la misma manera como se señala en el Mendaka el cual dice:

 

Bhikkhus, existen personas de fe y respeto quienes pudieran confiar dinero a manos de un kappiya e instruirles diciendo “con este dinero ofrezca requisitos permitidos a este Venerable” entonces bhikkhus, les permito aceptar cualquier requisite permitido que sea obtenido con ese dinero, pero bhikkhus, de ninguna manera permito que sea aceptado o procurado el dinero”.

 

De acuerdo con este señalamiento no existe límite para el número de veces que un bhikkhu puede pedir. Un bhikkhu que no a dado su consentimiento para la aceptación de un fondo, aún cuando a pedido o se haya puesto de pié mil veces, está permitido a aceptar los requisitos permitidos obtenidos. Si no dan nada, entonces, habiendo nombrado a otra persona como su kappiya debe causar que esa persona traiga los requisitos. (No le es permitido a un bhikkhu que ocasione que el dinero sea transferido de un kappiya a otro. Debe decir al nuevo kappiya “alguien ha dejado un fondo para túnicas con fulano de tal y yo necesito una túnica”). Si lo desea puede informar al donante, pero no tiene que hacerlo si no lo desea.

 

Si el bhikkhu ha sido preguntado por el mensajero de la misma forma que se ha señalado arriba y el bhikkhu responde “no tengo kappiya”, entonces, si alguna persona presente en ese momento escucha esto y dice “amigo, traiga esto, yo compraré la túnica para el Venerable y se la daré”. Entonces si el mensajero dijera “entonces mi amigo usted désela” y habiendo dado el fondo en mano a la persona y sin informar al bhikkhu se retira (sin decirle al bhikkhu que debe tomar la túnica de esa persona), a esto se le llama convertirse en kappiya por voz propia.

 

En otro caso, si el mensajero simplemente da el fondo a cualquier persona y le dice “usted de la túnica al Venerable” y se retira, a esto se le llama convertirse en kappiya por voz de otro. 

 

Estos últimos dos tipos son llamados kappiyas que nos son señalados. En estos casos un bhikkhu debe practicar del mismo modo como si fuesen personas que no son parientes o quienes no han dado invitación a pedir requisitos.  Si ellos, por cuenta propia traen una túnica y la ofrecen, puede ser aceptada.  Si ellos no lo hacen así, él no debe decir nada.

 

Aun cuando en la regla, es únicamente un mensajero el que trae el fondo, si el donante lo trae personalmente o si es un fondo para comida o algo más, el procedimiento es el mismo que arriba.

 

4. Rupiya-samvohara-sikkhapada

 

Cualquier bhikkhu que se involucre en el intercambio de las varias formas de oro, plata o dinero ha cometido una falta nissaggiya pacittiya.

 

Rupiya-sambojara- sikkhapada  prohíbe aceptar oro, plata o dinero. Esta regla prohíbe el intercambio de oro, plata y dinero por otras cosas hechas de oro o plata (tales como joyería), o para bienes permitidos (tales como túnicas, tazones u otros requisitos). Esta regla también prohíbe el intercambio de bienes permitidos u objetos hechos de oro o plata, por oro plata o dinero.

 

El comentario Samantapasadika da una explicación a través de un ejemplo llamado “los cuatro tazones permitidos”. Dice así:

 

Con el fin de mostrar la gran falta al quebrantar esta regla, se debe explicar los cuatro tazones permitidos: Si un bhikkhu habiendo aceptado dinero compra hierro y lo hace fundir y formar un alms-tazón. Entonces este tazón es llamado “el gran tazón inadmisible” porque no existe modo alguno por el cual pueda ser aceptado.  Si ese tazón es dividido y convertido en tazas, éstas también serán inadmisibles. Si es hecho un cuchillo, entonces, las astillas de madera hechas con ese cuchillo serán inadmisibles. Si es convertido en anzuelo de pesca, aún los peces sacados con esos anzuelos serán inadmisibles.  Si calienta la navaja del cuchillo y la sumerge en agua o leche para calentarlos, el agua o la leche serían inadmisibles.

 

Si un bhikkhu, habiendo aceptado dinero compra un tazón prefabricado, entonces ese tazón es inadmisible. Se dice en el comentario Mahapaccariya que “ese tazón será inadmisible a cualquier bhikkhu, bhikkhuni, samanera, samaneri, o sikkhamana”. Este tazón puede hacerse de nuevo admisible si lo regresa a donde lo adquirió, regresa el tazón y su dinero. Entonces el tazón se vuelve admisible. Posteriormente, si es adquirido en forma permitida, se permite el uso del tazón.

 

Si un bhikkhu, habiendo aceptado dinero va a una tienda de tazones con su kappiya y habiendo visto el tazón dice “me gusta este” y el kappiya entrega el dinero y acuerda con el tendero comprar el tazón, entonces, aún cuando el tazón fue obtenido con lenguaje permitido es inaceptable debido a la forma original de aceptación del dinero.  No difiere del segundo ejemplo. ¿Por qué son permitidos para otros bhikkhus? Porque el dinero original no fue regresado (según Vinaya dentro de la sangha).

 

Si un bhikkhu no ha aceptado el dinero y un kappiya es enviado habiéndosele dicho “Una vez comprado el tazón dáselo  al Thera”, y si el kappiya y el bhikkhu van juntos a la tienda y habiendo visto el tazón el bhikkhu dice “toma este dinero y dame ese” y habiendo causado que se entregue el dinero toma el tazón, este tazón is inaceptable para ese bhikkhu solamente porque él acordó la compra de manera equivocada. Es permitido para los otros bhikkhus porque ellos no aceptaron originalmente el dinero.

 

El preceptor del Mahasuma Thera era llamado Anuruddha Thera  y él habiendo tenido el tazón lo llenó con ghee y se lo dio a la sangha. El discípulo de Tipitaka Culanaga Thera también tenía dicho tazón y el Thera causó que se llenara de ghee y fuera dado a la sangha. Estos cuatro tazones son todos inaceptables.

 

Si un bhikkhu no ha aceptado el dinero y un kappiya es enviado habiéndosele dicho “Una vez comprado el tazón dáselo al Thera” entonces, si el kappiya y el bhikkhu van juntos a la tienda y habiendo visto el tazón el bhikkhu dice “me gusta ese” o “tomaré este” y el kappiya da el dinero y realiza la compra con el tendero, entonces el tazón es completamente aceptable y hasta Buda lo usaría.

 

Parte 4. Renuncia y Confesión

 

Si un bhikkhu ha aceptado oro, plata o dinero, entonces  de acuerdo con las reglas de Vinaya, debe primero renunciar a esos bienes inaceptables frente a la sangha de bhikkus y después confesar la falta. Si ha comprado algo con ese oro, plata o dinero, entonces también debe renunciar a esos artículos y después confesar la falta. Si al momento de la renuncia se encuentra presente un laico, también es permitido explicarle lo que ha ocurrido, si el laico toma el dinero y pregunta “¿Qué hago con esto?” entonces se le dirá “tal o cual cosa es permitida (ghee, mantequilla, etc). No se le puede decir “compra esto o aquello”. Despues si el laico compra algo y la ofrece a la sangha, todos los bhikkhus, con excepción del bhikkhu que aceptó el dinero puede hacer uso de las cosas. Si no hay un laico presente, entonces la sangha designará un bhikkhu para que tome el dinero y lo tire.

 

El Buda no ha mostrado método alguno mediante el cual un bhikkhu que ha aceptado dinero o ha comprado cosas con el puede recibir beneficio. Pero si se renuncia al dinero de acuerdo con las reglas de Vinaya, entonces el resto de la sangha puede recibir el beneficio.  Si los artículos y el dinero no son regresados, entonces ningún bhikkhu o samanera puede usar esas cosas.

 

Si un bhikkhu no renuncia a o tira el dinero o cosas compradas con él, entonces no importa cuantas veces confiese su falta, se dice que seguirá teniendo la falta. Si después él escucha la recitación de Patimokkha o declara su pureza, también cometerá la falta de “mentira consciente”. El Patimokkha dice:

 

“Cualquier bhikkhu que haya sido cuestionado hasta tres veces sabiendo que ha cometido una falta y no la confiesa, es culpable de una mentira consciente. Venerables señores, la mentira consciente ha sido declarada por el Bendito como un  obstáculo para la iluminación”.

 

Parte 5. Métodos modernos

 

Existen muchos métodos que los monjes usan en el presente para acumular y usar grandes fondos de dinero. Si usted es un monje, se enfrentara con diferentes maneras en diferentes monasterios.  La mayoría de estos métodos no siguen los procedimientos descritos en los textos.  Es mejor evitar estas prácticas que son cuestionables y dudosas y practicar de acuerdo con los procedimientos dados en los textos.

 

Por ejemplo, los textos no instruyen al monje a enseñar a la persona al momento en que tratan de ofrecer dinero de cómo ofrecer requisitos permitidos.  Los textos dicen que si el dinero es traído con la intención impura de dárselo al monje, entonces el monje no puede señalar al kappiya. (Ver secciones anteriores). No hay forma de hacer que el ofrecimiento de dinero sea aceptable. El dinero nunca puede pertenecer al monje. El nunca puede decir que hacer con el dinero del fondo para requisitos, sino que solo puede pedir requisitos.  Estos puntos son muy sutiles y los monjes generalmente no los entienden ya sea por falta de estudio, tradición o la influencia sutil del deseo de un fondo.

 

Entonces ¿cómo puede un monje que no acepta dinero obtener requisitos permitidos? Existen varias formas permitidas por Buda para obtener requisitos. La forma más sencilla es pedirlo a algún pariente o que ha invitado a que se pidan requisitos. Normalmente un bhikkhu no puede pedir requisitos de alguien que no ha dado la invitación o no es su pariente. Hacerlo es práctica equivocada. Sin embargo, si un bhikkhu esta enfermo puede pedir comida o medicina de cualquiera. Así mismo si su ropa o su tazón ha sido robado o destruido puede pedir a cualquiera (ver Nisaggiya Pacittiya 6 y 21). Un bhikkhu también puede pedir trabajo o pedir herramientas prestadas. También puede pedir a alguien que traiga agua de una fuente pública como un rio o una presa, pero no puede solicitar agua para beber de la casa de alguna persona. Un monje solo puede tomar madera, piedras o materiales de construcción de lugares silvestres públicos donde lo permita la ley.

 

Antes de ordenarse como novicio o monje, el hombre puede hacer arreglos para un fondo de dinero para proveerle de requisitos una vez que se haya convertido en monje o novicio. Dicho fondo puede ser encargado a un pariente o amigo e instruirle que le ofrezca requisitos después de su ordenación.  El monje o novicio recién ordenado puede pedir requisitos de la persona que tiene el fondo si éste es su pariente de sangre, pero el monje o novicio debe haber recibido la invitación antes de pedir a un amigo. Esto se le debe explicar al amigo antes de la ordenación.

 

Cuando un hombre ha sido ordenado, si aún tiene dinero en el banco de cuando era laico, entonces no pude hacer ningún arreglo con ese dinero para su propio beneficio. Puede dejar el dinero en el banco hasta que renuncie a los hábitos y no usarlo mientras sea ordenado. En forma alternativa, puede regalar ese dinero a sus padres, parientes o amigos para que lo usen, pero no puede regalarlo a un monje, novicio o monasterio.

 

Tampoco es permitido aceptar o usar una pensión mientras se esté ordenado. Aquellos que se quieren retirar en la sangha, deben hacer los arreglos adecuados concernientes a su pensión, antes de tomar los hábitos.

 

Conclusión

 

Las reglas relacionadas con el dinero son complejas para explicar pero no difíciles de practicar; todo lo que un bhikkhu debe hacer el rehusarse a aceptar dinero.  Quienes guardan estas reglas con sinceridad, ganarán un profundo entendimiento del Dharma. Lograrán los frutos del Vinaya, los cuales no se encuentran en la letra de las reglas sino dentro de los corazones de quienes los practican.


Ovada Patimokkha Dhammaceti

La paciencia es la más alta práctica,

Los Budas dicen que el Nirvana es el más algo Dharma,

Quien mata a otro no avanza

Quien daña a otros no es Samana. No realizar acciones malas,

Desarrollar aquellas cualidades que son buenas,

Purificar la propia mente,

Estas son las Enseñanzas de todos los Budas.

 

No abusar de, insultar o dañar a otros,

Restringirse de acuerdo con las reglas del Patimokkha,

Moderarse al comer,

Vivir en un lugar retirado,

Y hacer un esfuerzo por producir concentración,

Esta es la Enseñanza de todos los Budas.

 


Source : www.kalamas.org.mx

 

Home | Links | Contact

Copy Right Issues © DhammaTalks.net